Rosa Torres

 

Rosa Torres nació en Valencia el año 1948. Pasó los primeros veinte años de su vida en Llodio localidad del País Vasco a la que se trasladó su familia tras obtener el padre una plaza como catedrático de Dibujo. Siendo todavía de edad escolar destacó en el dibujo y la pintura, como lo atestiguan los diversos premios y medallas que obtuvo en Álava y Vizcaya. Volvió a Valencia para estudiar Bellas Artes en la Escuela de San Carlos. A principios de la década de los setenta entró en contacto con las vanguardias valencianas (Equipo Crónica, Equipo Realidad, etc). En la temporada 1970/71 inició una fructífera colaboración con la Galería Sen de Madrid que ha llegado hasta nuestros días. Desde entonces hasta hoy ha realizado unas cincuenta exposiciones individuales de su obra; destacan entre ellas la de la Bienal de Venecia en 1982; la celebrada en Tossan-Tossan Gallery de Nueva York el 1986, organizada a propuesta del Comité de Cooperación Hispano-Norteamericano; la antológica itinerante organizada por la Consellería de Cultura valenciana en 1999; la organizada por la Caja Rural de Torrente el año 2001, catalogando su obra seriada o las dos exposiciones simultáneas en el Parlamento Europeo y en la Fundación Comunidad Valenciana Región Europea en 2007. Merece destacarse también la exposición que le dedicó la Fundación Antonio Pérez de Cuenca el año 2000. Ha participado en casi doscientas exposiciones colectivas por todo el mundo. Cabe citar la que se denominó Arte Español Contemporáneo (Universidad Autónoma de Madrid, 1974); la titulada New Spanish Paintings del Spanish Institute de N.YorK (1976) la muestra de Pintura Española de la Fundaçao Gulbenkian (Lisboa, 1978); La itinerante Línea, espacio y expresión en la pintura española (Brasil, Argentina, México, 1979); 30 Artistes Valencians (Valencia, Maguncia, Bolonia, 1981); la también itinerante “Spanish Art Tomorrow” (Washington, New York, Corpus Christy, 1981); Plástica Valenciana Contemporánea en el Salón de La Lonja de Valencia (1986); Aerports de Paris (París, 1987); Naturalezas Españolas 1940 / 1987 (Museo Reina Sofía, Palacio de Sástago, Museo de Bellas Artes de Asturias, Museo Provincial de Albacete (1988); Cien Años de Pintura Valenciana en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) en 1992; Estampas y Ediciones Españolas (Museo Jacobo Borges, Caracas 1997); Pintura Valenciana del Siglo XX, Patrimonio artístico de Bancaja” (1998), etc. Ha realizado casi doscientas ediciones de serigrafías, grabados, y objetos diversos. Hasta el 2000 están reseñadas en el catálogo: ROSA TORRES, 1972 / 2000, Obra gráfica y múltiples, editado por la Caja Rural de Torrent (Valencia) el año 2001. Su obra figura en numerosos museos españoles (Arte Moderno de Madrid; Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) de Valencia; Albertina de Viena; Fundación Antonio Pérez de Cuenca…) y colecciones tanto públicas como privadas (Diputaciones y Ayuntamientos diversos, Consellería de Obras Públicas de Valencia, Chase Manhattan Bank, Banco de Valencia, La Caixa (Barcelona), Bancaja (Valencia), Comunidad de Madrid, Biblioteca Nacional, Colección Duquesa de Alba …)

 

SU OBRA. El trabajo por series es la constante que ha mantenido Rosa Torres a lo largo de toda su obra, comenzada en los primeros años de la década de los setenta. Su trabajo por series no siempre tiene un desarrollo cronológico y lineal; a lo largo del tiempo puede redescubrir en alguna de ellas nuevas posibilidades pictóricas y resoluciones diferentes. Su método de trabajo consiste en realizar numerosos esquemas preparatorios sobre un tema elegido previamente y siempre cargado con una fuerte motivación estética, a partir de los cuales irán surgiendo las distintas posibilidades de representarlo. En un estadio posterior desprecia parte del anterior trabajo, seleccionando los esbozos con mayor fuerza compositiva. A través de la repetición del mismo motivo las composiciones se depuran. simplifican y esquematizan cada vez más, mediante la utilización progresiva de los mínimos elementos posibles, colores, líneas… manteniéndose solamente lo esencial de la representación. La clave de su método de trabajo es hacer que la imagen sea cada vez más sutil y rotunda, aunque manteniendo la suficiente capacidad de representación para que el espectador la identifique y participe de la emoción que la originó. Se podría decir que el tema es el motivo por el que Rosa Torres inicia su trabajo, la excusa inicial que finalmente, acaba imponiendo en cada una de las obras su propia estructura y composición pictórica, al margen del tema pero conservando su esencia originaria.

Acceder al CV